Introducción

Europa es una región dependiente energéticamente. Esta dependencia, se ha incrementando en los últimos años llegando a un 53% en el año 2007. Dentro de la UE, Dinamarca, es el único país exportador neto de energía, y por tanto, no dependiente.

Al analizar el consumo por sectores económicos, se observa que los dos principales consumidores energéticos son el Transporte (33%) y la industria manufacturera (28%).

De forma global, la Unión Europea, ha centrado sus esfuerzos en un avance coordinado hacia la liberalización de los mercados, la garantía del suministro, el desarrollo de las infraestructuras de interconexión y la reducción de emisiones contaminantes, entre otras materias.

Los objetivos de la UE en materia de energía han sido incorporados a la estrategia «Europa 2020» de crecimiento inteligente, sostenible e integrador adoptada por el Consejo Europeo en junio de 2010. Concretamente, la UE se propone alcanzar los siguientes objetivos en materia de energía y cambio climático al año 2020:

  • Reducir un 20 % las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Aumentar hasta un 20 % la parte correspondiente a la energía renovable.
  • Mejorar un 20 % la eficiencia energética.