En el hogar

La iluminación

  • Aprovecha al máximo la luz natural del día. Las paredes pintadas con colores claros proporcionan una sensación de mayor luminosidad.
  • No hay que dejar las luces encendidas cuando las estancias están desocupadas.
  • Ilumina lo que necesites iluminar. Un exceso de iluminación crea un ambiente incómodo y un gasto energético innecesario. Puedes instalar reguladores electrónicos de intensidad luminosa.
  • Las bombillas de bajo consumo permiten obtener un ahorro general del 80%. Los tubos fluorescentes de nueva generación consumen un 80% menos que las bombillas incandescentes, y duran hasta 10 veces más.
  • Mantén limpias las bombillas y las lámparas. De esta forma durarán más y obtendrás más luz.

La climatización

El aislamiento térmico es esencial para mantener una temperatura adecuada, ya que un aislamiento correcto permite reducir el uso de calefacción en invierno y de refrigeración en verano.

Instala doble cristal y una carpintería con rotura de puente térmico en ventanas. Se estima que por las ventanas mal aisladas se pierde sobre un 40% de la calefacción de la casa.

En invierno

  • Los reguladores o programadores son convenientes para un uso eficiente de la caldera. Una temperatura interior de 19-21ºC es suficiente para obtener una buena sensación de confort. Por la noche puede reducirse hasta los 16-17ºC.
  • Mantener persianas y cortinas abiertas permite dejar entrar la luz del sol permitiendo ahorrar calefacción.
  • Cierra los radiadores en estancias que no estén ocupadas y desconecta la calefacción si vas a estar más de un día fuera de casa.
  • Instala válvulas termoestáticas en radiadores. Regularas la temperatura de las estancias ahorrando en calefacción y aumentando la eficiencia energética
  • Apaga la calefacción si vas a ventilar la casa.
  • Instala calderas o sistemas de calefacción eficientes como pueden ser las calderas de condensación o las de baja temperatura. Los aire acondicionado con bomba de calor tipo inverter son también muy eficientes en zonas climáticas templadas.
  • Las instalaciones de calefacción por suelo radiante con apoyo de paneles solares térmicos constituyen un sistema eficiente y económico para la climatización de la casa.

En verano

  • Climatizar las habitaciones a una temperatura de entre 24-26 ºC es suficiente para alcanzar el bienestar térmico.
  • El uso de las persianas, cortinas y toldos permite aumentar el confort interior y reducir el consumo de la refrigeración. Échalos por la mañana para evitar la radiación solar directa y recógelos por la noche. Combinado con la ventilación cruzada de las estancias obtendrás de una forma sencilla y eficiente una mejora en tu bienestar térmico.
  • Apaga los aparatos climatizadores cuando las estancias se encuentran desocupadas.
  • Desconecta el aire acondicionado si vas a abrir las ventanas.
  • Es recomendable el uso de ventiladores frente a los aparatos de aire acondicionado. Esto no se debe sólo a su menor consumo sino también a la disminución de problemas de alergias o molestias derivados de la falta de un adecuado mantenimiento de los equipos refrigerantes
  • Instala bombas de calor del tipo inverter con clasificación energética A++.

El agua caliente sanitaria

  • Regula la caldera para una producción de agua caliente a una temperatura de unos 41-42 ºC en verano y unos 60 ºC en invierno.
  • Instalar calderas de acumulación son más eficientes que las calderas de calentamiento instantáneo. Si además a este tipo de calderas las apoyamos con energía solar térmica ahorraremos energía y dinero.
  • Cuando no vayamos a utilizar agua caliente, debemos abrir el grifo en el punto de agua fría para evitar consumos de energía innecesarios. Abrir el grifo monomando en el centro pone en funcionamiento de inmediato la caldera, aunque de inmediato no llegue el agua caliente.
  • Una ducha consume entre 30-40 litros de agua, frente a los 120 litros de un baño. El ahorro de agua, ahorra energía (por ejemplo, la energía necesaria para las bombas de impulsión del agua).

Electrodomésticos y aparatos electrónicos

Las etiquetas energéticas permiten comparar la eficiencia de dos electrodomésticos de similares características. Se agrupan en 7 niveles que van desde la A, las mas eficiente hasta la G de menor eficiencia. La utilización de un electrodoméstico G frente a un A supone un gasto energético 3 veces superior. A lo largo de toda la vida útil, uno de clase A puede suponer un ahorro de unos 800 euros.

Lavadora, secadoras y lavavajillas

  • Para un uso eficiente, se deben utilizar a carga completa a no ser de que dispongan de opción de media carga.
  • Utiliza programas de lavado/secado eco (ecológicos y económicos).

Hornos y microondas

  • Es preferible usar hornos de convección o de aire caliente.
  • Evitar abrir el horno mientras se esta cocinando ya que cada apertura supone una bajada de unos 20-30ºC de la temperatura interior.
  • Cocinar con microondas supone un ahorro energético y de tiempo.
  • Usando una placa de inducción puedes ahorrar hasta un 45% de energía respecto a una convencional de gas.

Frigoríficos y congeladores

  • Este tipo de electrodomésticos, la clasificación se amplia con dos etiquetas nuevas, A+ y A++. Los de la etiqueta A++ son mas eficientes energéticamente que los A+.
  • La temperatura ideal del frigorífico es de 3 a 5ºC y la del congelador de -15ºC.
  • Descongela el congelador cuando la capa de hielo supere los 5 mm ya que a partir de este grosor se incrementa el consumo y disminuye el rendimiento.
  • Mantén la nevera abierta solo el tiempo imprescindible para coger los alimentos.
  • Descongela los alimentos metiéndolos en el frigorífico. Aportarás frio a la nevera mientras se descongela.

Aparatos electrónicos

  • Asegurate de apagar los dispositivos electrónicos con el interruptor, para evitar que queden en estado "permanente" (o stand by), ya que en este estado siguen consumiendo energía.

Transportes

  • El transporte público siempre es una opción más económica, cómoda y sostenible que el uso del coche. Infórmate de las distintas opciones que existen, tanto a nivel local como provincial, y ¡úsalas!
  • Ir a pie o en bicicleta es mucho más rápido y eficiente que ir en coche para desplazamientos cortos y medios. Infórmate de la existencia de bicicletas de alquiler en la localidad en la que resides.
  • Si tienes que cambiar tu coche, procura que sea por uno cuyo consumo de combustible sea lo mínimo posible. Este tipo de coches llevan un etiqueta de clasificación energética verde tipo A, B o C.
  • Conduce de manera eficiente, sin acelerones ni frenadas bruscas dentro de los límites de velocidad permitidos.

Comunidades de vecinos

  • Colocad detectores de presencia en las zonas comunes como zaguanes o pasillos para activar la luz. Esta medida puede aplicarse también en el ascensor, de forma que las luces de la cabina se activen sólo cuando algún vecino lo use.
  • Procurad utilizar luminarias de bajo consumo en las zonas comunes.
  • Las lámparas de diodos son muy útiles para iluminación ambiental, con un consumo mínimo.
  • Si es necesario el cambio del ascensor, tened en cuenta que los ascensores de última generación consumen hasta un 60% menos que los tradicionales.